Atando Cabos, historia de un viaje en bici.

Atando Cabos, historia de un viaje en bici.

Logo Atando Cabos

Hoy voy a contaros una historia: en 1972, un comando compuesto por cuatro de los mejores hombres del ejército americ… Perdón, me ha traicionado el subconsciente, empiezo de nuevo: el año 2013 de nuestra era tocaba a su fin, y con él un curso para guías de rutas en bicicleta para desempleados. La mayoría de los que en las cañas de fin de fiesta nos juntábamos llevaba largo tiempo sin trabajo, y después de tres meses de clases que suponían una obligación, una medicinal rutina, la sombra de los lunes al sol planeaba sobre la mesa del bar resonando en nuestras cabezas un terrible “Y ahora… ¿qué?”. Todo parecía perdido cuando a alguno se le ocurrió responder “Ahora nos hacemos un viajazo para demostrar al mundo lo que valemos”. Y así, entre vítores y sonrisas, nació el proyecto Atando Cabos, planteando un viaje en el que cruzaríamos Europa entera en bicicleta, desde la Punta de Tarifa hasta el Cabo Norte, atravesando ocho países a lo largo de siete mil kilómetros.

Portada

Dicho y hecho: en menos de un mes habíamos montado una asociación, Impulsión Humana, y teníamos preparado un proyecto, habíamos creado páginas en la web y en casi todas las redes sociales, y comenzábamos a moverlo. Buscamos patrocinios y apoyos, hicimos una campaña de microfinanciación… De cero a mil por hora en menos de lo que tardamos en contarlo. Nuestro lema era “Estar en paro no es estar parado”

AbbeyRoad

No todo era viaje, sin embargo: en el grupo había quienes por diversos motivos no podrían pasar cuatro meses fuera de casa, pero tampoco se iban a quedar de brazos cruzados y prepararon diversas actividades que daban solidez a nuestra imagen, como rutas guiadas, clases de educación vial en colegios, etc.

Al final, como es normal cuando hay muchos socios y todos intentan manejar el timón, surgen desavenencias. A pesar de tener un gran proyecto entre manos, Impulsión Humana fue arrancada de caballo y parada de burro, terminó por desaparecer y Atando Cabos quedó en el olvido…

… ¡O no! Dos de nosotros, a la postre el equipo que terminó montando Slow Traffic, decidimos que tanto trabajo no podía caer en saco roto, y que haríamos el viaje nos costase lo que nos costase. Aprovechamos que las obligatorias prácticas al final del curso nos habían puesto de nuevo en el mundillo de la bici para trabajar en talleres, actualizar nuestros conocimientos y, sobre todo, ahorrar cuanto caía en nuestras manos con un solo objetivo: el Gran Viaje.

Atando Cabos, Día 0: Tarifa

Contado en directo en su momento en otro blog, os lo ofrecemos a partir de ahora en estas páginas. Los comentarios no son gran cosa, sabemos que hay viajes más difíciles y mejores blogs contándolos; pero para nosotros fue el gran viaje que nos hizo renunciar a todo, nos apalizó para terminarlo y nos devolvió cuanto nos había quitado y más cambiando para siempre nuestras vidas.

115 71-10-21N 01

Sin más, Atando Cabos.

Comments are closed.